Las nuevas investigaciones de Thales y Ponemon Institute han sacado a la luz un contraste entre el rápido auge del almacenamiento de datos en la nube y la estrategia de protección de información delicada que aplican las organizaciones.

  • Indudablemente, las empresas están aprovechando el aumento de opciones disponibles en la nube, pero al mismo tiempo no se dejan guiar por sus propias inquietudes en cuanto al riesgo que estas entrañan y no están aplicando las medidas de seguridad adecuadas.
  • Tras haber endosado claramente la responsabilidad de proteger sus datos a los proveedores de servicios en la nube, resulta extremadamente preocupante comprobar que la seguridad no constituye un factor de peso a la hora de escoger entre ellos.
  • Independientemente del modelo o proveedor de servicios en la nube que escoja, el responsable de la seguridad de los datos de su organización en la nube es usted.
  • Cuando se produce una brecha de datos, la reputación de las empresas se ve perjudicada, así que estas deberían asumir un mayor control de la seguridad y también la propiedad de sus claves de cifrado.